Primeros restos humanos en iglesia de San Francisco

De acuerdo al seguimiento al evento de arqueología que sesiona en Camaguey, un hecho noticioso alborota a la multitud curiosa que visita la antigua plaza de San Francisco, hoy Parque José Martí: el hallazgo de restos humanos como parte de los enterramientos en la antigua iglesia ¿Cómo es posible?

Lo primero que el público neófito desconoce es la antigua costumbre española de enterrar en las iglesias. Incluso los testamentos apuntaban el sitio junto al altar según jerarquía política, militar o eclesiastica. La necrópolis fue inaugurada en Puerto Príncipe, hoy Camaguey, en 1802, justo para evitar los enterramientos cerca y dentro de los templos, algo común en la América Hispana. Lo segundo es que al demolerse San Francisco, y erigirse en 1920 la iglesia Sagrado Corazón de Jesús, cambió todo el entorno del espacio; casi nadie vive para recordarlo y ahora las nuevas generaciones deben explorar en la historia local. Por suerte la investigación se acompaña de un proyecto cultural con caballete y pancartas que permiten comprender la ubicación del extinto edificio eclesiástico.

Los especialistas trabajan para preservar los restos de un individuo masculino adulto, en posición fetal, hallado en una cala poca profunda, pero donde el Ph de la arcilla es bastante oxidante, de allí el meticuloso proceso.

A simple vista es posible observar la mandíbula y parte de húmero, algo sin dudas muy impresionante para cientos de jóvenes que estudian justo frente a la trinchera de excavación, la secundaria y preuniversitario “Inés Luaces”, la antigua Escuela Pía de los padres escolapios.

Lo que la vox populli se pregunta es para qué sirven vestigios de muros, ladrillos o qué aporta un cuerpo. Algunos ni siquieran creen caminaran sobre una plataforma de restos humanos durante tanto tiempo y ahora están impresionados por la historia del lugar. Es oportuno explicarles que la tiqueza no está en el oro, sino en el conocimiento histórico, cualquier pedazo de clavo o estructura pétrea y el propio cadáver aportan valiosísimos datos del pasado reciente, desde costumbres funerarias, arquitectura, oficios, dieta, enfermedades, etc.

Según los archivos de la Iglesia Católica son 69 los cuerpos enterrados cerca del altar de San Francisco de Asís, probablemente -según las pistas preliminares- en fosa común, dada la posibilidad logística de una época primigenia de ermitas de guano y embarrado para catequizar a los indígenas de la margen del río Hatibonico, aunque hay enterramiento posteriores a esa etapa.

En el día de hoy los arqueólogos avanzaron más en la trinchera, pero adicionaron mediciones desde el segundo piso del Sagrado Corazón, para rectificar la posible ubicacion de la torre de San Francisco y con ella su altar mayor. Todo parece indicar los trabajos precedentes se han situado dentro de la antigua iglesia.

Puede observarse parte de la mandíbula y el húmero.
Justo encima de los restos fue necesario eliminar asfalto y cemento de una tubería plástica.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

Crea tu sitio web con WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: